24/10/2016

Las enfermedades neurodegenerativas son afectaciones crónicas producidas por una muerte progresiva de neuronas en diversas regiones del sistema nervioso, que  producen alteraciones en los sistemas cognoscitivo, sensitivo y motor, lo que lleva lugar, a una atrofia de las diversas estructuras que componen el sistema central o periférico. No existe ningún tratamiento que prevenga o cure estas enfermedades, pero sí que existen tratamientos para paliar los síntomas y ralentizar el deterioro cognitivo y funcional. Lo más adecuado, es una intervención multidisciplinar formada por diferentes profesionales como fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, trabajador social, psicólogo y logopeda.

¿Qué puede hacer el logopeda?    bibiana-logopeda-2016

Algunas de las afectaciones que provocan estas enfermedades son debilidad en las funciones respiratorias, debilidad en la voz, dificultad para masticar, tragar, pérdida del lenguaje, alteraciones en la memoria, etc. Es por ello, por lo que es necesario, una adecuada intervención logopédica para mantener aquellos aspectos que se encuentren sanos e intervenir en los que se encuentren afectados. En general, se trabajan diferentes ejercicios neuromusculares, neurosensoriales y psicomotrices para conseguir una potenciación muscular, regulación del tono y mejorar la coordinación y la sensibilidad del paciente. Los objetivos son:

  • Trabajar toda la musculatura que interviene en la respiración, para aumentar la fuerza inspiratoria y espiratoria, consiguiendo así, aumentar el volumen de la voz y la fuerza y movilidad de la musculatura facial, además, de evitar una atrofia o debilidad progresiva.
  • Rehabilitar y mejorar la voz.
  • Trabajar toda la musculatura que interviene en el proceso de deglución, con el objetivo de evitar y reducir problemas de masticación, deglución o posibles atragantamientos. E incluso en los casos más graves, evitar que el paciente tenga que ser alimentado por una sonda.
  • Ofrecer pautas y estrategias, tanto al paciente como a los familiares, para modificar y llevar a cabo cuidados en el ambiente familiar.
  • Estimular y/o rehabilitar los procesos cognitivos, como la memoria, atención, percepción, lenguaje, etc. Para mantenerlos y evitar que se deterioren progresivamente.
  • Rehabilitar el lenguaje y la comunicación, tanto en los casos en los que se encuentren deteriorados, como en aquellos en los que se haya perdido.
  • Implementar un sistema aumentativo o alternativo de comunicación, en aquellos casos que sea necesario, dándole así, la oportunidad al paciente de comunicarse en los casos en los que ya no sea posible por sus propios medios.

Después de todo esto, no queda duda, de que el papel del logopeda es fundamental en estos pacientes, porque a pesar de las dificultades de la enfermedad, podemos contribuir a mejorar su calidad de vida.

BIBIANA MORENO. LOGOPEDA DE GAEN